¿Broncearse o no broncearse?

Algunas personas piensan que el bronceado les otorga un brillo saludable. Sin embargo, broncearse, ya sea al aire libre o en interiores con una cama solar, no es saludable en lo absoluto. Lo expone a dañinos rayos y aumenta su riesgo de problemas de salud como melanoma y otros tipos de cáncer de piel.

¿Qué son los rayos UV y cómo afectan a la piel?

La luz del sol llega a la tierra como una mezcla de rayos visibles e invisibles. Algunos de los rayos son inofensivos. Pero los rayos ultravioleta (UV), una forma de radiación, pueden causar problemas. Los rayos UV ayudan a su cuerpo a producir vitamina D, pero demasiada exposición a ellos daña la piel. La mayoría de las personas puede obtener la cantidad necesaria de vitamina D con apenas cinco a 15 minutos de exposición al sol dos a tres veces por semana.

Existen tres tipos de rayos UV. Dos de ellos, UVA y UVB, pueden llegar a la superficie de la tierra y afectar su piel. Usar una cama solar también lo expone a rayos UVA y UVB.

Los rayos UVB pueden causar quemaduras de sol. Los rayos UVA pueden afectar más profundamente la piel que los rayos UVB. Cuando su piel se expone a rayos UVA, ésta intenta protegerse de un mayor daño produciendo más melanina, el pigmento de la piel que la vuelve más oscura. Esto es lo que le produce un bronceado. Esto significa que el bronceado es una señal de daño de la piel.

mujer con bloqueador solar

¿Cuáles son los riesgos para la salud del bronceado?

Dado que el bronceado significa una exposición excesiva a los rayos UV, puede dañar su piel y causar problemas de salud como:

  • Envejecimiento prematuro de la piel, lo que puede hacer que su piel se vuelva gruesa, curtida y arrugada. También puede provocar manchas oscuras. Esto ocurre porque la exposición a largo plazo a los rayos UV hace que su piel sea menos elástica. Cuanto más sol tome, más temprano envejecerá su piel
  • Cáncer de piel, incluyendo melanoma. Esto puede suceder porque la luz UV daña el ADN de las células de la piel e interfiere con la capacidad de su cuerpo para combatir el cáncer
  • Queratosis actínica, un parche espeso y escamoso de piel que en general se forma en áreas expuestas al sol, como la cara, el cuero cabelludo, la parte posterior de las manos o el pecho. Puede llegar a ser canceroso
  • Daño ocular, incluyendo cataratasy fotoqueratitis (ceguera de la nieve)
  • Sistema inmunitario debilitado, que puede aumentar su sensibilidad a la luz solar, disminuir los efectos de las inmunizaciones y causar reacciones a ciertos medicamentos

¿Es el bronceado en interiores más seguro que el bronceado al sol?

El bronceado en interiores no es mejor que el bronceado al sol. También lo expone a los rayos UV y daña su piel. Las camas solares usan luz UVA, por lo que le exponen a una mayor concentración de rayos UVA de lo que obtendría al broncearse al sol. Las luces de bronceado también lo exponen a algunos rayos UVB.

Algunas personas creen que obtener un “bronceado base” en un salón de bronceado puede protegerlo al exponerse al sol. Sin embargo, un “bronceado base” causa daño a la piel y no previene las quemaduras solares.

El bronceado en interiores es particularmente peligroso para los más jóvenes. Usted tiene un mayor riesgo de melanoma si empezó a broncearse en interiores cuando era adolescente o adulto joven.

Algunas investigaciones muestran que el bronceado frecuente incluso puede ser adictivo. Esto puede ser peligroso porque cuanto más seguido se broncea, más daño le hace a su piel

¿Qué debo hacer para proteger mi piel de los rayos UV?
  • Limite su exposición al sol: Trate de evitar el sol entre las 10 de la mañana y las cuatro de la tarde, cuando los rayos son más fuertes. Además, recuerde que usted todavía está expuesto al sol los días nublados o cuando está a la sombra
  • Use un protector solar con factor de protección solar (FPS) 15 o superior: También debe ser un protector solar de amplio espectro, lo que significa protección para rayos UVA y UVB. Si tiene piel muy clara, utilice un FPS 30 o superior. Aplique el protector solar entre 20 y 30 minutos antes de salir, y vuelva a aplicarlo al menos cada dos horas
  • Use gafas de sol que bloqueen rayos UVA y UVB: Las gafas de sol grandes que cubren los costados de la cara (estilo envolvente) funcionan mejor porque bloquean los rayos UV que entrar por los costados de los anteojos
  • Use ropa protectora: Ejemplos son camisas de manga larga, pantalones largos y faldas. La ropa hecha de tela firmemente tejida otorga la mejor protección


Referencias

https://medlineplus.gov/spanish/tanning.html